Compras y la Cadena de Valor: “Aportaciones a la cadena de valor de las compras estratégicas”

Compras y la Cadena de Valor

La cadena de valor es un modelo teórico ideado por Michael Porter que permite describir las actividades de una organización empresarial para generar valor al cliente final y a la misma empresa.

Esta herramienta analiza las diferentes actividades (primarias o de soporte) o departamentos de la empresa; permitiendo compararse con su competencia, dándonos información muy valiosa sobre la posición que ocupa la organización en el mercado y las estrategias que debería seguir a nivel de procesos internos y/o externos.

La cadena de valor de una empresa se debe enlazar con las cadenas de valor de sus proveedores, distribuidores y clientes. Una red de valor consiste en sistemas de información que mejoran la competitividad en toda la industria promoviendo el uso de estándares; dando a las empresas la oportunidad de trabajar de manera más eficiente con sus socios de valor.

Este modelo parte de la premisa de que toda empresa debe crear valor en sus productos y servicios, por ende se entiende que una empresa es rentable si el valor percibido por el cliente supera los costos totales.

Michael Porter divide las bases del funcionamiento de una organización en dos tipos de actividades: primarias y secundarias o de soporte.

Actividades primarias

En las actividades primarias se encuentran los departamentos de logística interna, operaciones, logística externa, marketing y ventas, y servicio. Estas actividades se consideran primarias porque agregan valor en forma directa a la empresa, bien sea mediante un producto de mejor calidad, costos de producción más bajos o incluso servicios posteriores a la venta, contribuyendo a que los compradores paguen un mayor precio.

Por otro lado, las actividades de soporte incluyen abastecimiento, desarrollo tecnológico, administración de recursos humanos e infraestructura de la empresa. A diferencia de las actividades primarias, no agregan valor en forma directa sino que refuerzan la capacidad de las actividades primarias para agregar valor.

 

Actividades de soporte

 

¿Cómo puede incidir compras en el resultado final de la cadena de valor?

La calidad generada por la empresa está condicionada no solo por lo que ella planifica y ejecuta, sino por muchas de las actividades que se encuentran en manos de los proveedores. Por eso en muchos casos la calidad que se proporciona está limitada por los proveedores que participan en la cadena de valor.

Los departamentos de compras de las empresas, junto con las unidades gestoras (sectores usuarios), son responsables de seleccionar las categorías y los proveedores que representan las mejores oportunidades de colaboración; convirtiéndolos en “socios” o aliados con la misión de que le generen más valor a la empresa (a través de innovaciones) y mejoren continuamente su desempeño (Perfect Order).

Las áreas de compras comúnmente se conceptualizan como servicios que tienen la responsabilidad de censar el mercado, garantizar el abastecimiento de los materiales en tiempo y forma, obteniendo las mejores condiciones del mercado. Sin embargo, pocas veces es definida como uno de los eslabones principales dentro de la cadena de suministro.

La conceptualización de las áreas de compras como una operación separada o un eslabón de la cadena que no se conecta con los otros, no solo limita la generación de valor en la empresa, sino que además impacta negativamente en otros aspectos de la supply chain.

El área de compras debe estar integrada en los procesos clave del negocio, desde la fase de planeación y simulación hasta la ejecución. Para ello, se debe contar con un proceso adecuadamente definido e implementado que incluya los pilares fundamentales de organización y tecnología, y que habilite al responsable de cada eslabón para que enfoque sus esfuerzos en la generación de valor, teniendo en cuenta el impacto en toda la empresa y la cadena de suministro, alineado a la visión de consenso en la operación del día a día.

Estrategias de Compras