¿Cómo afectará la impresión 3D a la cadena de suministro?

Impresión 3D

Desde hace mucho tiempo se escucha hablar con insistencia de la impresión 3D. Este no es un proceso nuevo en el mundo de la tecnología, sin embargo, desde que se liberalizó — hace unos 10 años más o menos —, se encuentra al alcance de todos. Por esta razón ha comenzado a utilizarse en distintos campos como la arquitectura, la ingeniería civil, la aeronáutica y la medicina, por ejemplo.

Pero como es lógico, estos no son los únicos sectores en los que la impresión 3D está siendo utilizada. Esta tecnología también está llamada a ser un complemento en la fabricación y en la producción, por lo que es un proceso que está empezando a jugar un papel clave dentro de la logística y la cadena de suministro de las empresas.

La impresión 3D es un tipo de manufactura por adición. Su trabajo es ir colocando un material por capas basado en un modelo digital con la finalidad de crear objetos físicos. Para lograr esto se necesita de un software y hardware, así como de una serie de materiales. Las impresoras 3D son una realidad, pero aún se encuentran en fase de desarrollo. Aún así se cree que muy pronto transformarán algunos de los procesos de producción y de las cadenas de suministros.

 

Influencia de la impresión 3D en la cadena de suministro

Cuando se habla de cadena de suministro nos referimos al conjunto de elementos o procesos que intervienen en la acción de desarrollo de un producto o servicio hasta que llega al cliente final (proveedores, almacenes de materia prima y productos terminados, canales de distribución, mayoristas, minoristas).

¿Cómo puede influir exactamente la impresión 3D en estos elementos? Bueno, a diferencia de la cadena de suministros tradicional basada en la producción en masa, donde se trabaja con largos periodos de tiempo y los productos son distribuidos a través de centros de ventas, la impresión 3D propone una fabricación instantánea.

La inmediatez de los procesos de producción a través de la impresión 3D cambiaría radicalmente la cadena de suministros actual. Gracias a que se consigue una fabricación más ágil, se puede reaccionar de manera instantánea a las demandas de los clientes. Esto a su vez significaría un menor trabajo en el proceso, además de una menor obsolescencia del inventario.

Esto se ha evidenciado en industrias como la aeronáutica o la automotriz, donde se está experimentando con la impresión de piezas complejas que por sus características resulta más fácil imprimirlas que ensamblarlas. Además, existen piezas de poca rotación que suelen ocupar demasiado espacio en los almacenes y que suponen un porcentaje muy bajo de las ventas, por lo que no es productivo tenerlos en grandes cantidades. Y este es un problema que se acaba con la impresión 3D.

 

Claves del proceso de producción basado en la impresión 3D

El futuro de la impresión 3D en los procesos de producción radica principalmente en las oportunidades de negocio que se pueden encontrar con la adopción de esta tecnología. Con las impresoras por adición no se eliminará por completo el modelo actual de producción en masa de las empresas, sino que se complementará.

La producción basada en la impresión 3D cuenta con características particulares que permiten la simplificación de muchos procesos. Estos son los aspectos que la diferencian del modelo tradicional.

 

  • Producción personalizada
    Una de las características principales de la impresión 3D es su poder de personalización. Los productos podrán ser fabricados al gusto del cliente. Los consumidores podrán solicitar productos hechos a su medida, lo que fomentará aún más la era individualismo, en la que el cliente quiere ser diferente a los demás.
  • Producción bajo demanda del cliente
    Esto tiene que ver con un poco con la personalización. Si los consumidores pueden decidir cómo quieren su producto, esto significa que la producción se hará bajo demanda del cliente, lo que además implicaría una reducción del inventario. En este sentido, la transición hacia la fabricación bajo pedido, y no en masa, generaría ahorros de costos, sobre todo de almacenamiento.
  • Distribución local
    Con la impresión 3D la producción se hace bajo demanda del cliente, lo que significa que la distribución de los productos ya no se haría a través de los centros de ventas como se hace con la cadena de suministros actual, sino que se haría de manera local.
    Y es que la producción bajo pedido afectaría la relación fabricante-mayorista-minorista de la cadena de suministro, ya que el método de compra sería diferente. De hecho, dependiendo del sector, los minoristas podrían incluso desaparecer, dado que los pedidos los cumpliría directamente el fabricante y se entregaría de manera directa al consumidor.
  • Plazos de entrega cortos
    Cuando la distribución se hace por medio de centros de venta, los plazos de entrega son más largos. Con la impresión 3D y la distribución local los plazos de entrega se reducirían. De hecho, se podrían hacer piezas en cuestión de horas o días y no de semanas como ocurre con el método tradicional. Esto significa que la capacidad de respuesta sería mayor.
  • Menores costos de transporte
    Dado que el lugar de la producción cambiaría, así como el modelo de distribución, los costos de transporte también se verían reducidos en la cadena de suministro. Por un lado, los bienes que eran producidos en masa en los mercados de Asia, ahora podrían producirse directamente en Estados Unidos o en Europa, es decir, más cerca de los consumidores. Esto sin duda abarataría los costos asociados a los gastos de envío.
    Claro que esto no significaría la desaparición del transporte marítimo o terrestre, sino que habría un cambio en el tipo de productos transportados. Puede que las empresas ya no requieran del envío de tornillos, piezas u otros objetos porque estos son producidos por impresoras 3D de manera local. Pero sí que podrían necesitar del transporte de las materias primas para su fabricación. Debido a esto, el transporte internacional debería ser capaz de transformarse para adaptarse a las nuevas demandas del sector.

 

Desafíos de la implantación de la impresión 3D en las empresas

La impresión 3D afectaría en gran medida la cadena de suministro y cada uno de sus elementos deberá buscar la manera de transformarse para que su negocio tenga cabida en esta nueva forma de producción. Sin embargo, a pesar de que cada vez hay más empresas apostando por esta tecnología, no significa que será implementada de la noche a la mañana. Y es que la impresión 3D realmente presenta muchos desafíos.

Por un lado, es vital que los costos de producción local bajen para que la tecnología sea efectiva a nivel industrial. Es importante tener en cuenta que el costo de producción por unidad es más alto que con la producción en masa. Sin embargo, se prevé que el costo final se nivele gracias a los subsecuentes ahorros en otros procesos como el de distribución y almacenaje, por ejemplo.

En el informe 'La Impresión 3D y el Futuro de las Cadenas de Suministro' de DHL, para 2025 se sugiere que esta tecnología no será un sustituto de la producción a gran escala, sino que será más bien un proceso complementario.

Otro reto que deberá enfrentar la impresión 3D es la falta de conocimientos para su utilización, así como su rapidez. En el primer caso bastará con una correcta capacitación, pero el segundo dependerá del avance de la tecnología. Por fortuna, parece que este no será un problema demasiado difícil de superar.

La velocidad de impresión de estos aparatos podría reducirse considerablemente gracias a una tecnología presentada por el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT). Los investigadores crearon un nuevo sistema de impresión en 3D llamado FastFFF, el cual es capaz de imprimir 10 veces más rápido que los modelos actuales.

Con este descubrimiento es posible decir que las predicciones de la consultora Deloitte están muy cerca de la realidad. Y es que la compañía de investigación ha asegurado que en 2019 el mercado de fabricación por adición alcanzará la meseta de productividad, por lo que estará a la altura de lo que espera la industria.

 

Evolución