Capacitación en Compras: ¿Gasto o Inversión?

Capacitación en Compras: ¿Gasto o Inversión?

La capacitación es un proceso planeado para modificar conocimiento, actitudes o habilidades a través del aprendizaje para alcanzar resultados efectivos.


Muchos líderes siguen preguntándose si el invertir en la capacitación del personal de compras resulta más un gasto que una inversión.


Los países más desarrollados a nivel mundial consideran a sus empleados como su "Principal Activo" y es por eso que aún en momentos de Crisis, es cuanto más invierten en su desarrollo, para darles mayores fortalezas y habilidades, para estar por encima de la crisis, adaptándose a los cambios, adelantándose para las épocas de bonanza; logrando de esta manera retener a su personal y fidelizarlo:

"Crecen las personas, crecen las empresas", se incrementa la rentabilidad de la empresa, se agrega valor intangible ("conocimiento, técnicas e información"), pero si medible en "resultados cuantificables".

Lamentablemente en Latinoamérica, muchas empresas el primer error que cometen es recortar su presupuesto de capacitación en compras por considerarlo un gasto y lo postergan o simplemente lo dejan de lado.

Alguno de los beneficios de capacitar al personal de compras son los siguientes y están comprobados estadísticamente:

1. Provoca un incremento de la productividad y calidad de trabajo.
2. Aumenta la rentabilidad de la organización (más ahorros).
3. Desarrolla una alta moral en los empleados.
4. Ayuda a solucionar problemas con la aplicación de best practices.
5. Reduce la necesidad de supervisión.
6. Ayuda a prevenir errores potenciales.
7. Mejora la estabilidad de la organización y su flexibilidad.
8. Facilita que el personal se identifique con la empresa (motivación).

 

El retorno de la inversión

El ROI o retorno de la inversión de la capacitación del área de Compras se debe calcular en función de los beneficios que logra una organización gracias a las mejoras derivadas de capacitar a su capital humano.

J.J. Phillips, matemático que desarrolló la metodología para calcular el ROI hace 25 años, establece un método para conocer el retorno de la inversión aplicado a la capacitación. Según su metodología, el ROI sería la rentabilidad obtenida por el dinero invertido en una acción formativa.

Los beneficios económicos que puede obtener la empresa por una efectiva gestión de compras se medirán por las mejoras en el desempeño del personal del área; lo que se verá traducida en:

 

1) Incremento del nivel de los ahorros conseguidos

Si por efecto de la capacitación de los empleados del área de Compras se eleva el nivel de ahorro de X% a Y%, podemos considerar un beneficio económico estimado en: (Y-X)% multiplicado por el Valor de Compras Anual.

 

2) Reducción de tiempos

Si gracias a la capacitación se reduce el tiempo que dedican los empleados a determinadas tareas administrativas (operativas) que no añaden valor, podemos considerarlo como un beneficio económico el costo/hora del personal multiplicado por el tiempo reducido o evitado.

 

3) Reducción de la rotación del personal del área

Si como efecto de la capacitación disminuyera la rotación de personal el área, podemos considerar un beneficio económico el costo de los procesos de selección que nos hemos ahorrado.

 

En definitiva, el ROI de la capacitación es algo que existe y que es posible medir, únicamente hay que convertir la teoría en práctica y valorar la capacitación del personal como una fuente más de beneficios, incorporándola a su planificación estratégica y, por descontado, a sus presupuestos. De ser el caso, nos encontraríamos en pleno camino para conseguir por fin que los recursos económicos destinados a la capacitación de Compras y de las diversas áreas de la Cadena de Suministro no se consideren un gasto si no una inversión.

 

Conozca nuestros cursos de capacitación para el año 2019/2020  

 

Servicios de GPM